FAN-FORUM WARS. Partida XI: El Legado

Más
10 años 9 meses antes #7 por Joven Jedi
- ¿Como has dicho? -preguntó ella.

- He preguntado si él está aquí -insistí.

La viuda del verdadero Joven Jedi me observó detenidamente.

- Claro que está aquí... ¿quieres verle?

- Más o menos -disimulé.

Ella ya se había dado cuenta. Sólo esperaba que lo dijera directamente.

- No pienso dejar que te lo lleves, ya hemos hablado de esto, ¿entiendes? No pienso permitir que se convierta en la misma persona que su padre. No puedo.

- Escúchame, es...

Comenzó a llorar amargamente. No sabía que expresar ni que decir. ¿Era culpa de mi ego? Un cúmulo de sensaciones llenaron mi interior. En el fondo sabía que era necesario, tenía la sangre de un Jedi. Pero era difícil convencerla sin que sonara a capricho.

- Tienes que entender que tiene un don que muy pocos todavía mantiene hoy en día. Las cosas han estado muy mal y para que los Jedi no se extingan tenemos que evitar que el Imperio...

- ¿¡Que imperio!? ¡Se acabó! ¿Entiendes? ¡Se acabó! ¡El emperador está muerto! ¡No ha nada de lo que temer!

- Eso no es exactamente así...

Nos fundimos en un profundo abrazo. Era consciente que, muerto o no el Emperador, la guerra no había terminado. No podía perder más tiempo.

- Prometo que lo protegeré a toda costa. Se convertirá en un Caballero Jedi.

- Pero yo no quiero que eso suceda.




.............................(horas más tarde)..........................




- ... y aprenderás los caminos de la fuerza, como tu padre antes que tú -sermoneé.

- ¡Como mola! Pero, una pregunta... ¿como vas a enseñarme a utilizar la fuerza? ¿No se supone que sólo pueden hacer los Jedis?

Observé su mirada inocente. Giré el asiento de la nave y extrage de una caja privada un holocrón. Se lo mostré y quedó totalmente impresionado.

- ¿Sabes qué? Tú y yo vamos a aprender a fabricar un sable láser.

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
10 años 9 meses antes #8 por moff dalen
Si algo había conseguido Dalen en todos sus años de gobierno había sido crear un Imperio con unas bases muy sólidas. Quería evitar que toda su estructura dependiese de su persona, quería evitar lo que ocurrió muchas décadas atrás cuando Palpatine murió en la fallida Segunda Estrella de la Muerte. Y para conseguirlo se había basado en lo que mejor conocía: había convertido la Galaxia en un inmenso cuartel. Y ningún ejército se detenía si caía uno de sus oficiales.

La noticia, como era de esperar, se había transmitido con una velocidad increible a través de todos los confines galácticos llegando a lugares donde ni siquiera se conocía el verdadero significado de las palabras Coruscant o Imperio...y sin embargo, una inmensa quietud dominaba la Galaxia. Nadie se atrevía actuar.

Quizás, por muy irónico que sonase, su propia muerto había sido su mayor éxito. Al fin Dalen había conseguido perputar el Imperio. Su Legado era indestructible.

//En breves publicaré un post con la primera intervención de mi siguiente personaje. Preparaos. :cool:

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
10 años 9 meses antes #9 por konk7er
Respuesta de konk7er sobre el tema FAN-FORUM WARS. Partida XI: El Legado
La compuerta se abrió dejando paso a una gran humareda blanca que, al disiparse, dio paso a una gran llamarada. Gun'dam y los dos guardias tuvieron que echarse al suelo para esquivar el fuego.

—¡Traed algo para apagar esto, maldita sea!

No hizo falta, el fuego se fue consumiendo poco a poco hasta que desapareció. Se acercaron lentamente a ver que se encontraba en su interior. No encontraron más que un asiento calzinado.

—Parece una cápsula de escape, señor —Dijo uno de los guardias
—Es posible que sea del Destructor Imperial que explotó hace poco...con el Emperador dentro —Matizó Gun
—Sí, es posible, señor
—¡Averigüenlo entonces!

Se dio la vuelta y se dispuso a irse cuando encontró unas pisadas en el suelo. Se dio cuenta de que no eran las suyas, pues la forma del calzado era distinta, y el traje especial que llevaba dejaba huellas mucho más profundas. Atraido por la curiosidad, siguió las pisadas, que iban de la cápsula hasta un barranco cuyo fondo era incapaz de ver.

—Hay alguien más en este planeta...


Brock emitió un grito de dolor mientras intentaba colocarse de nuevo la pierna en su sitio. Había saltado desde mucha altura y su uso de la fuerza parecía estar mermado aun. Se había producido heridas con la caida que todavía no le habían cicatrizado, al igual que las quemaduras. Tenía suerte de seguir vivo.

—Mierda...

Miró a su alrededor. Había caido en un islote que sobresalía de un río de metal fundido. Los vapores tóxicos de la atmósfera sumados al fuerte olor de aquel rio hacian que le costase más respirar. Y para colmo tenía que huir de los imperiales que había en aquel planeta sin armas, necesitaba algo para defenderse. Uso la fuerza para coger algo de ese metal fundido y poco a poco lo fue moldeando, hasta que formó con él una vara alargada y afilada, todavía sin solidificar. Unas gotas de lluvia comenzaron a caer sobre su cabeza y, a los pocos segundos, empezó una fuerte tormenta. Todo se cubrió de niebla y la temperatura bajó como nunca antes lo había hecho.

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
10 años 8 meses antes #10 por skyana
Respuesta de skyana sobre el tema FAN-FORUM WARS. Partida XI: El Legado
Su mirada atravesó como un laser una de las ventanas situada dentro de la última camara del consejo jedi y perdiendose por encima del tráfico aereo y el esplendor de los rascacielos de aquella gran metrópolis observó la profundidad del espacio en la noche oscura de Coruscant. Allí la oscuridad parecía tragarse cualquier haz de luz por infimo que este fuera. Análogamente esa oscuridad le hizo recordar la opresión de un imperio que ahogaba cualquier grito de libertad en toda la galaxia...
Una percepción extraordinariamente aguda se apoderó de sus sentidos y pudo escuchar ,como un eco resonando en la fuerza, el último aliento de vida de aquel que había sido su maestro y un dolor profundo atravesó su alma haciendole abrir los ojos despertando de un profundo sueño y estado de confusión...Se había quedado dormida cerca de su viejo caza sobre la superficie arenosa deTatooine su planeta natal.



El calor de los soles gemelos comenzaba a abrazar el día en el desierto del planeta. Aún medio dormida Ann miró para el cielo y dijo con voz ahogada


- Huí de Coruscant porque temo por mi vida, mi querido maestro...espero me logres entender, murmuró
el control del imperio es extremadamente riguroso y yo...antes eramos un equipo...-

Y en silencio emprendió su marcha hacia Mos Espa...

.

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
10 años 8 meses antes #11 por skyana
Respuesta de skyana sobre el tema FAN-FORUM WARS. Partida XI: El Legado
Tatooine, un planeta que evoca los mas profundos sentimientos para Ann. Un planeta que para ella no parece pertenecer al borde exterior sino al centro de su corazón...

El ocaso de los soles fundía el cielo en un suave carmesí y la arena de la extensa llanura comenzaba a enfriarse ligeramente. Una vez mas quedaría el recuerdo del paso de Ann por esas gruesas arenas.
Tras dejar al resguardo a su compañero de vuelo, su viejo caza estelar(el X-Wing:disfrutando:)y reparar algunos circuitos de su droide astromecánico, Ann partió en su vehículo terrestre con destino a Mos Eisley. Por la llanura desierta viajó junto a su amigo que no dejaba de emitir zumbidos. A lo lejos un arenero rastrero interrumpía el paisaje con sus habituales criaturas de ojos amarillos y túnicas marrones.
-Menos mal que no son Tusken, si no estaríamos fritos, dijo Ann con una sonrisa a su pequeño droide que no parecía estar muy convencido de ir a la ciudad.
Mos Eisley es un excelente lugar para enterarse de algunas novedades del Imperio. Los pilotos hablan de lo que escuchan en otros sitios de la galaxia y por más que sean habladurías siempre algo de verdad en estas hay¿ no es así mi pequeño amigo?-dijo a su droide como si este fuera capaz de leer sus pensamientos...
Para Ann, ir a una de las cantinas más peligrosas de la ciudad era una excusa que ni siquiera ella se lo creía. Lo que realmente la motivaba era una extraña intuición que le decía que de alguna forma allí encontraría información relacionada con la muerte de su maestro.
Después de aparcar el vehículo en un lugar seguro dijo a su amigo: -Ya sabes que los droides no son bien vistos por aquí, por favor espérame afuera.
Antes de entrar en la cantina sus ojos se enfocaron en el rostro de alguien que la miraba. Era un hombre de unos 35 años y a juzgar por su ropa parecía un piloto tal vez de un carguero independiente. El mismo se le acerca y le dice:
-Disculpa, yo te conozco de Coruscant
-Perdón?...dice Ann desconcertada.
-Insisto, te conozco de Coruscant. Eres artista, allí tu me hiciste una escultura.
Ann no sabía qué era lo mejor: si entrar en ese antro de perdición que era la cantina o hablar con ese hombre que la tomó por sorpresa y no sabía hasta que punto conocía su doble vida. Trató de sentir en la fuerza sus intenciones y todo estaba tranquilo. Ese hombre no representaba ninguna amenaza, simplemente seria alguien que en alguna oportunidad habría adquirido una escultura suya. Más relajada Ann dijo, como para salvar la situación,que estaba viajando por asuntos de negocios. Luego el hombre la saludo y se marchó.
La mente de Ann se entregó con cierta melancolía a sus recuerdos de Coruscant...extrañaba su mundo de esculturas, en el cual se sumergía con un sentimiento especial donde su mente era anulada y sus manos cobraban cierta independencia en el momento de esculpir, conectando sus emociones con la fuerza...
Una vez su maestro le dijo:"...las disciplinas de combate son importantes para un jedi, pero las artes lo son también".
Lo había comentado en una oportunidad cuando Ann terminó una efigie que había esculpido para el templo. Esta era un busto en honor a un antiguo jedi invocando el poder de la fuerza. Uno de los 20 desaparecidos, aquellos jedis que habían renunciado a la orden para servir a sus ideales...


.

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
10 años 8 meses antes #12 por Maestro Ricardo
Joven Jedi había partido con la “Iridium” sin decir a dónde iba, tanto Konker como Ekans decidieron dejarle ir sin preguntar, sabían que debería seguir su propio camino y tenían la esperanza de volver a encontrarse en un futuro no muy lejano.
Llevaron a los dos jedi a la sala medica acondicionada en la casa de Ekans, donde éste les monitorizó para tenerles controlados en todo momento a la espera de que alguno de ellos recobrase el conocimiento, Konker se daba cuenta de que Ekans había acumulado mucho dinero en su etapa como cazarrecompensas pero que se sentía vacío y que la situación en la que se encontraban iba llenándole poco a poco, en los últimos días se había olvidado ya de cobrar sus honorarios, afortunadamente para Konker que no tenía con qué pagarlos.

-Hijo, deberíamos hacer algo contigo-Le dijo Ekans mientras configuraba los últimos parámetros de la sala.
-En ¿qué sentido?-Preguntó Konker
-Apenas sabes disparar, en Polis Massa tuvimos suerte de salir con vida… no hubiese estado de más tener un compañero que me trasmitiese seguridad y confianza en el combate
-Ah… es que… todo lo que se lo he aprendido por mi mismo
-Ya me di cuenta, coges el fusil como quien coge un componente de un motor de un podracer, tienes que llevarla con armonía a la situación en la que te estás moviendo
-¿y eso? ¿Cómo se hace?
-Con entrenamiento, aprovecharemos este periodo de incertidumbre para hacerte un hombre Sevener

Ekans y Konker estuvieron entrenando durante días con drones, droides, dianas móviles, hologramas y programas de realidad virtual en las diferentes salas preparadas para ello que como buen cazarrecompensas Ekans tenía repartidas a lo largo de su casa, su oficio, tanto el de soldado de élite como el de cazarrecompensas, necesitaban de un entrenamiento continuado, no se podía permitir entumecer sus habilidades ni lo más mínimo ya que no solo le costaría el empleo y su reputación si no también la vida.
A lo largo de esos días, Konker había ganado resistencia física y agilidad, entrenaban durante la mayor parte del día y tan sólo dormían lo necesario para que el cuerpo no desfalleciese, llevándolo al límite para poder ver resultados, Ekans recordaba sin cesar sus tiempos como soldado, era de los mejores del Imperio y eso quería decir, de los mejores de la galaxia, no pudo subir muchos rangos ya que le necesitaban en el campo de batalla, a él no le importaba no promocionar ya que él había nacido para eso, para luchar y morir en el campo de batalla.
Puede que Konker no hubiese nacido para eso, ni que fuese a ser de los mejores pero, Ekans veía que se esforzaba, no se quejaba, seguía peleando cada día por mejorar, quería devolverle el golpe al Imperio y notaba como a cada día de entrenamiento que pasaba Ekans confiaba más en él y que él confiaba más en sí mismo, notaba como ese entrenamiento a parte de desarrollar su musculatura y su manejo de las armas y del cuerpo a cuerpo le estaba desarrollando como persona.
Tanto Ihcir como Ken seguían sin despertar pero los monitores presentaban una gran actividad cerebral y cualquiera que se acercase a ellos podía notar como seguían peleando entre ellos como en otro mundo y la situación iba para largo, hasta que alguno de los dos se diese por vencido…
En cada descanso Ekans se acercaba con un droide medico a la sala para ver si había mejoría, el droide era incapaz de diagnosticar nada y más de una vez se desconectaba por saturación interna debido a la complejidad del caso.
Ekans fue a hablar con Konker que aprovechaba los descansos para seguir practicando

-El descanso es algo sagrado Konker-Dijo Ekans desactivando los hologramas
-El descanso no me sirve para nada, el Imperio…
-El Imperio… el Imperio está lleno de babosas y corrupción, de hecho me sorprende que Dalen…-Hizo una pausa.- El Imperio sin sus soldados no hubiese sido nada, son forzados a combatir por aquellos que en su vida han pisado un campo de batalla y que se atreven a darles ordenes, pocos de esos soldados sobreviven para disfrutar de sus honores y muchos de los que sobreviven jamás los ven. Hay generales valerosos, que se enfrentaban al enemigo y hay otros que recibían sobornos para dejarles huir, cosa que hasta hace un tiempo era muy común, aquellos que luchaban o morían o perdían hoy una pierna, mañana un brazo… hasta que eran incapaces de seguir luchando y se les dejaba de lado… Dalen era todo un ejemplo de soldado valeroso y combatiente, una vez mi comando estuvo bajo sus ordenes, él era toda una institución ya, muchos de mis hombres bromeaban con que un día él y yo mandaríamos en los ejércitos Imperiales, yo sabía que Dalen estaba destinado para ello, pero yo… yo era demasiado idealista y patriota como para dejar el campo de batalla.
-¿Eras un héroe imperial?-Dijo preguntó konker riéndose
-Yo no era un héroe, simplemente era un soldado al que se le daba demasiado bien matar y destruir y que donde los demás sentían miedo yo sentía que me desenvolvía con mayor fluidez.
-¿Y qué pasó con Dalen?
-Hasta donde yo se le nombraron Grand Moff por meritos en campaña, luego perdí toda relación con él debido a esa sabandija…
-¿El marido de tu chica?
-Eso ya te lo contaré en otro momento

fima?xD

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.