FAN-FORUM WARS. Partida XI: El Legado


Rendering Error in layout Widget/Social: Call to a member function exists() on null. Please enable debug mode for more information.
Más
11 años 2 meses antes #31 por Kalas Fett
Estaba amaneciendo en Tatooine, Kalas descansaba en una pequeña habitacion de una chatarreria, era oscura solo tenia una pequeña ventana por la que empezaban a entrar los primeros rayos del sol y hacian dibujar la sombra del sith que estaba meditando, recordando el duelo en la cantina, pequeñas imagenes del duelo se presentaban, sentimientos, los sentimientos de Ann...., esas imagenes se desvanecieron pequeños golpes sonaban en la puerta de la habitacion...

-Grongerth: Lord Kalas esta amaneciendo, es la hora.
-Kalas: Si, ahora salgo

Kalas se levanto y antes de abrir la puerta atrajo un sable de luz...

-Kalas: (al sable) a pesar de no ser mio.... me seras muy util

Kalas guardo el sable y salio de la puerta, ahi estaba Grongerth esperandolo y ambos salieron de la chatarreria y cruzando varias calles a pie entraron el espacio-puerto.

-Kalas: Bien, Grongerth, te he traido para enseñarte una cosa, es algo que he descubierto en uno de mis viajes, puede serme util, pero necesito que lo veas, como sabras, necesitare piezas, si te hace falta el dinero, puedes vender mi x-wing.
-Grongerth: Bien vamos a verlo.

Ambos entraron en el Izhora y Kalas le mostro a Grongerth un holograma de una nave algo anticuada, pero mas grande de lo que se esperaba, era un Destructor Estelar clase Venator usado por la Antigua Republica durante las Guerras Clon, a pesar del tiempo no estaba muy mal, pero no podria competir con ninguna nave de linea del Imperio. Tras examinarla durante un buen rato ambos salieron del Izhora y estuvieron un rato hablando sobre la nave.

-Grongerth: No puedo creer lo que he visto, no te servira de mucho, es mas bien para tenerla de coleccion, aunque no le hacen falta muchas piezas, no podras luchar contra ninguna nave de linea imperial, pero puedes mantener alejados a un buen grupo de personas.
-Kalas: Entonces podras conseguir las piezas que le hacen falta, aunque no pueda luchar contra el Imperio... la quiero tener preparada, podria decirte que es un capricho que me ha dado.
-Grongerth: No eres dado a los caprichos, pero esto tiene pinta de serlo, pero antes de nada.....

Kalas interrumpio a su socio y con un gesto le dio a entender de que se fuera... habia sentido a alguien, no hacia mucho tiempo, no esperaba su vuelta....

(Continuara)

«Korriban será lo que siempre ha sido. Un cementerio para los más oscuros Lores Sith, todavía susurrando en sus tumbas. Será siempre una fuente para el mal, sembrando amenazas a través de los milenios.»

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
11 años 2 meses antes #32 por skyana
Respuesta de skyana sobre el tema FAN-FORUM WARS. Partida XI: El Legado
Temprano en la mañana, la jedi transitaba por el espacio puerto. Allí distintas criaturas llegaban de puntos lejanos de la galaxia mientras otras partían de Tatooine.
Entre la multitud pudo distinguir aquel piloto de coruscant de nombre Ribac que había estado hablando con ella aquella vez antes de entrar en la cantina.Ann desea saludar al piloto el cual aún no la había visto

-Hola...cómo estás? otra vez nos volvemos a encontrar...

-Bien, bien -dice Ribac sorprendido- haciendo algunas reparaciones en mi nave, mi droide se encarga de ello

_Un desperfecto importante?pregunta la jedi

-Una falla en el ordenador de navegación me ha hecho dar un buen susto en mi último vuelo, al afectar el sistema de coordenadas alterando el hiperimpulsor... y tú? que haces por estos lados? si se puede saber...dijo jugando

-Hoy mismo parto de aquí, abandono el planeta - contesta la jedi

_ Pero a donde te diriges? seré curioso...

_No tengo un rumbo fijo. Han surgido algunos inconvenientes y debo largarme
de aqui

_Problemas serios? -pregunta Ribac

_Digamos que si...una cuestión con cierta persona me ha llevado a tomar la decisión

_Bueno, te puedo sacar de aquí, siempre y cuando tus problemas no atraigan los ojos del imperio sobre mi y especialmente sobre mi nave- dijo de manera chistosa

_No...mi problema es de otra índole. Te lo aseguro- dice Ann evadiendose de las persecuciones del imperio

_Escucha entonces, yo viajo hasta Corellia, si quieres puedes acompañarme.
Pronto mi droide terminará la reparación


La nave se trataba de un carguero Corelliano tipo YT-1300 impecable por cierto, dejaba a las claras que este hombre amaba a su nave.

Ann estaba a punto de aceptar la oferta cuando en ese momento siente una perturbación en la fuerza que la obliga a mirar por sobre el hombro del piloto. Allí y a escasos metros, de distancia se encontraba el lord sith mirandola nuevamente como en su primer encuentro en la cantina y acercándose rápidamente y a escasos metros de la jedi ésta lo enfrenta:

_ ¿Qué haces aqui y que es lo que quieres?

_Tu lo sabes. - responde Kalas

El piloto desconociendo los verdaderos motivos del enfrentamiento dice a Ann:

_Esta es la razón por la que huyes? Este tipo te ha estado molestando verdad? pregunta Ribac con enojo.

_Cállate escoria. Esto no es de tu incumbencia_dice Kalas

_Escucha no eres bien recibido. Por qué no te marchas de aquí y dejas a la dama en paz_dice Ribac mientras estaba a punto de propinarle un golpe en la cara...

En ese momento el sith mira a Ribac, cierra el puño con furia y el piloto no puede respirar... Este lleva las manos a la garganta; algo invisible lo presiona...

La jedi desesperada grita:

_Déjalo!!! él no tiene nada que ver con todo esto! Bastaaaa!!!

Ante la negativa del sith la jedi activa su laser avanza en una estocada
directo al corazón de Kalas quien saltando y girando por sobre la jedi aterriza cuatro metros por detrás de ésta. Entonces Kalas retomando su postura dice:

_no he venido a luchar contigo,vine a decirte algo- asegura mientras la jedi revisaba los signos vitales de su amigo que al parecer estaba bien

_No tengo nada que escuhar de ti_ dijo Ann mientras se incorporaba

_En nuestro primer encuentro en la cantina-continuo kalas-el odio nubló tu razón y no me quisiste escuchar...claro que esto me fue muy útil. Al sacar tu ira pude medir tu intensidad en el lado oscuro...

_No se a que quieres llegar con todo esto_ responde la jedi_ solo tengo en mi mente la expresión de placer en tu cara al mencionar el aberrante crimen de mi maestro

_te equivocas en tu apreciación e insisto, tu razón se nubló al no poder leer entre líneas lo que te he tratado de decir_dice el sith convincente_Haz memoria, recuerda que en aquel momento no me dejaste terminar de hablar al librar tu combate en mi contra.

_Cállate!_ responde Ann molesta

_Yo conocí a tu maestro- siguió diciendo kalas

_Mientes! No voy a seguir escuchándote.Por qué no te largas de una vez por todas!

El sith seguía inmutable ignorando por completo las palabras de Ann

_Bueno al decir verdad lo conocí en sus últimos minutos de vida... y lo vi morir
_dijo finalmente.

Este último comentario enfureció a la jedi.

_no voy a caer en tus engaños. Sé que dominas muy bien el lado oscuro de la fuerza.

_El lado oscuro...el lado luminoso...efímeras divisiones de los que temen el uso del verdadero poder-dice kalas y agrega_sabes? tu maestro fue engañado...

_Lo siento. Me voy -exclamó Ann cansada de esa situación engorrosa.

_Espera!...tengo pruebas de lo que te estoy diciendo _dice el sith mientras extrae de un bolsillo un holo-proyector y lo activa…


.

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
11 años 2 meses antes #33 por Jedi1
Respuesta de Jedi1 sobre el tema FAN-FORUM WARS. Partida XI: El Legado
La celda sustrajo los recuerdos más oscuros del Maestro jedi. Sus pensamientos viajaron a través del espacio y el tiempo hasta la remota prisión de Kessel. Aún recordaba perfectamente las mas graves torturas de los agentes imperiales, mientras analizaba cómo la Fuerza había curado las últimas cicatrices del lado derecho de su rostro. Era perfectamente consciente de que la situación podría volver a repetirse si no actuaba rápido y llegaba a un acuerdo con los nativos.

En la sala del trono se reunieron los principales miembros líderes de Fyrm. La sala, compuesta por mesas y paredes de piedra, empezaba a conocer la histeria e intranquilidad de sus miembros. La situación que había traído el Jedi era desconcertante, y sobre todo, amenazadora. El miedo era palpable en el ambiente.

Astniflhiard : No permanecerá encarcelado durante mucho tiempo. No ha intentado escaparse, ni tampoco parece invocar a sus dioses.

Oongrard : Es un Jedi. Está un paso por delante de nosotros. Si hubiera querido escaparse, lo hubiera hecho.

Astniflhiard : Las celdas están protegidas por nuestros rudos. Con todos mis respetos, parece inofensivo, ¿por qué no dejarlo en la celda?

Mingrard :
Seguiremos el procedimiento habitual. El Imperio se lo llevará a cambio de que nos dejen en paz - el jefe mayor parecía preocupado.

Astniflhiard : Muy bien, pero tengo ciertas dudas.

Oongrard : Ahora que un extranjero nos ha redescubierto, nuestra sociedad corre el peligro de extinción. Fuimos testigos de la lucha entre la República y el Imperio y también testigos de la victoria de éste. Un Jedi es una seria amenaza.

Astniflhiard : Nadie nos ha alertado de una presencia imperial.

Mingrard : Pero sí de satélites. Si el Imperio descubre que estamos reteniendo a un Jedi, podría acusarnos de cómplices y es lo que quiero evitar.

El líder mayor dió varias vueltas sobre sí mismo. La reunión, pasados los minutos, se zanjó rápidamente.

Mingrard : Que registren su nave inmediatamente. Quisiera mandar una señal al Imperio, y necesito los sistemas de su transporte espacial.

Astniflhiard : Está bien - y se dijo para sí mismo - No sin consultar al Jedi.

Corte de escena para la celda.

El carcelero buscó la presencia del Jedi y le confesó las últimas noticias.

Astniflhiard : El jefe ha contactado con el Imperio desde tu nave. Temo que esta sea nuestra última conversación.

Jedi1, todavía sumergido en sus pensamientos, se acercó a su carcelero...

Jedi1 : Sácame de aquí -dijo alzando su mano.

Astniflhiard : Lo siento mucho, Jedi.

Jedi1 : Confirmo mis sospechas -dijo sonriendo- Sois una especie con un grado alto de poder en la Fuerza... Pero insisto, si no me liberáis ahora, no resistiréis un ataque contra el Imperio.

Astniflhiard : No va a haber ningún ataque.

Jedi1 : Lo habrá. Y si no me ayudas a salir de este sitio, no podré ayudaros a escapar de aquí, ni tampoco vosotros podréis ayudarme a mí.

Astniflhiard : ¿Qué quieres decir?

Jedi1 : Os necesito en mi lucha contra el Imperio, pero antes tengo que haceros cambiar de opinión. Puede que si escucháis mi declaración completa, os haga cambiar de opinión.

Astniflhiard : No puedo liberarte, Jedi. Lo siento. No soy nadie para hacerlo, así como tú, ahora que estás aquí, no eres nadie para mandar sobre nuestra voluntad.

Jedi1 : Pero sí el único que sobreviviría a un desenfrenado ataque imperial. Insisto, y seguiré insistiendo... pero cada momento es un retraso.

Astniflhiard : Si has podido sobrevivir al Imperio, ¿para qué has venido a utilizarnos?... si es que es eso lo que quieres.

Jedi1 : Porque mi interés es destruirlo, y creo que el vuestro también. Los dos estamos interesados por la paz.

El carcelero se alejó de la celda. Dos horas después volvió con uno de los consejeros del Jefe Mayor.

Oongrard : Puede que se te de otra oportunidad, extranjero. He convencido al jefe Mingrard para que te libere. Vas a ser enviado a declarar.

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
11 años 2 meses antes #34 por Kalas Fett
El Holo-proyector empieza a mostrar un video donde se ve a dos jedis luchando entre si, por los gestos en el rostro de Ann uno se trataba del maestro jedi.
El video continuaba y el duelo parecia que estaba llegando a su punto algido, pero el grito de Ann intuyo lo que paso, el maestro de Ann perdio su sable y momentos despues su cabeza fue separada de su cuerpo.... a pesar de que solo estaba el cadaver del jedi el video continuaba y en el aparecio la imagen del Lord Sith que miraba el cuerpo y mostraba cierto dolor y recojio el sable del jedi muerto... el video termino antes de que Kalas hubiera salido de alli.

-Kalas: No te he engañado, a pesar de lo que pensabas. Unete a mi y solo con mi ayuda podras cumplir tu venganza y matar al jedi que traiciono y asesino a tu maestro.

-Ann: Mientes... los jedis no traicionamos a nuestros compañeros.

-Kalas: Traicion... una palabra que la historia misma ha decidido que los jedis traicionen mas a sus compañeros que los mismos sith, ahi tienes la purga jedi producida por una traicion de un jedi...

-Ann: Cierto eso o no, ¡Mientes!

-Kalas: Tus labios gritan que miento, pero tus sentimientos me dicen lo contrario, me dicen que quieres venganza, unete a mi y juntos mataremos al ser que mato a tu maestro.

Ann dudaba, no sabia que hacer, las palabras del sith podrian estar mintiendo, pero la imagen del proyector no podia ser falsa, pero antes de poder decir nada Kalas dijo unas palabras, era la oferta formal.

-Kalas: Antes de decir nada ten esto como muestra de que no miento...

Kalas le dio un sable a Ann, era el de su maestro, el sable que recojio una vez consumado el asesinato, Kalas continuaba hablando

-Kalas: Ann, debo de viajar a Korriban, si deseas unirte a mi, viaja conmigo, conoce el poder del Lado Oscuro, sumejerte en su sombra y escapa de la luz que ha cegado tu vista

Kalas habia lanzado una oferta a Ann que esta debia de decidir, unirse a Kalas y al Lado Oscuro o seguir siendo una Jedi....

(Skyana continua, si hay algo que no te gusta avisa y edito)

«Korriban será lo que siempre ha sido. Un cementerio para los más oscuros Lores Sith, todavía susurrando en sus tumbas. Será siempre una fuente para el mal, sembrando amenazas a través de los milenios.»

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
11 años 2 meses antes #35 por skyana
Respuesta de skyana sobre el tema FAN-FORUM WARS. Partida XI: El Legado
La mente de Ann era un torbellino de ideas que giraba alrededor de un abismo, cayendo en el, con sus emociones, desintegrándose por dentro. El cambio de perspectiva fue tan drástico como un salto inesperado al vacio. El sith había tocado su alma más que su mente. Un irónico revés del destino la había llevado frente a este ser, quien había puesto ante sus ojos, la imagen de una cruel realidad que aplastaba casi todos los principios de su vida cómo jedi. y ese gesto tan noble que había tenido kalas al entregarle en mano el sable de su maestro, el único recuerdo material que Ann podría conservar, despertó profundos sentimientos en el corazón de la jedi...

y seguido a la oferta que kalas le había hecho, este agrega:

Kalas_ La realidad ha sido más cruda de lo que pensabas, no es así Ann?

Ann_Que ciega he sido al no poder ver ni sentir la traición de mis hermanos _dice mientras le cuesta pronunciar esta última palabra

Kalas_Sigueme y el conocimiento del lado oscuro te dará una nueva visión de la realidad y sobre todo tendrás poder ilimitado y además...yo no te defraudaré _agregó en tono compasivo


Ann se quedó un rato pensativa y mientras lágrimas escapaban de sus ojos, dice con melancolía:

_ ya no tengo nada que perder. Lo he perdido todo con la muerte de mi maestro...

Kalas_Yo puedo ocupar su lugar si es que lo deseas

Ann_Entonces iníciame en el lado oscuro, haré lo que sea para cumplir con mi destino y vengar la muerte de mi mentor


y mientras la jedi observaba entre sus manos el sable que había sido de su maestro agrega:

_Una vida muy útil tendrá este sable para mí a partir de hoy y además te entrego el mío como una muestra de mi lealtad...

Kalas toma el sable de Ann...

Un profundo silencio se hizo por primera vez en el interior tanto de la jedi como del sith...

_Te acompañaré a Korriban_finalizó Ann



.

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
11 años 2 meses antes #36 por Joven Jedi
Hecho un ovillo sobre mi asiento, mi mirada perdida reflejaba en sus pupilas las estrellas del universo. Una lágrima inocente brotó de mi párpado derecho cuando una luz intermitente de color roja parpadeó en el panel de mandos. Sequé mi rostro con la manga de mi atuendo y apreté el activador.

- Saludos, Joven Jedi.

- A sus órdenes, coronel Sulamar... -dije sin entusiasmo.

- Simplemente quería comunicarle que por nuestra parte está todo hecho, sólo queda la tuya. Espero que las indicaciones del general Darian hayan sido claras, ¿no?

- Absolutamente -confirmé.

- Bien... ya sabe cada cuanto tiempo tiene que informarnos, de qué forma y con qué resultados. El mínimo indicio que nos haga desconfiar tendrá fatales consecuencias para su... muchacho. Creo que es algo que también aclaramos -amenazó el coronel Sulamar.

- Lo recuerdo, ignoro si usted también -ironicé.

- No se haga el gracioso... y cumpla con su trabajo, escoria.

Tras cerrar la comunicación vi en las coordenadas que me aproximaba a mi punto de destino. Cogí el rifle bláster, mi única arma permitida, ajusté mi brazalete, el cual podría sacarme de algún apuro, y me encapuché en mi nueva indumentaria. Era sencilla de describir. Imaginen a un vagabundo espacial y luego pónganle mi rostro.

Allí estaba el planeta Myrkr. Detestado tanto por el Imperio como por la antigua orden Jedi. Era de esperar por parte de los primeros que me mandaran hacer el trabajo sucio en este tipo de lugar. Otra cosa no, pero contrabando y demás ilegalidades... estaban a la orden del día. Había que mirar la parte buena, los Ysalamiry no me afectarían.



Aterricé en mitad del bosque, alejado, al menos eso creía, de la civilización. El sol hubiera impactado de lleno en mi vista, cegándome, de no haber tomado la sabia decisión de salir encapuchado. Comprobé que mi arma me acompañaba y caminé durante aproximadamente una hora, entre matorrales y matojos. Cuando creí que por fin se acababa la espesa vegetación me encontré con una sorpresa agradable para unos, inoportuna para otros (para mí, principalmente). Un gran río de extensa longitud a la vista pero de escaso ancho me cortaba el camino. Dudé entre la idea de perder horas rodeándolo o tardar 20 segundos en cruzarlo a nada, con la incomodidad de verme húmedo después. Me decidí por lo segundo, finalmente. Me despojé de mi túnica, por llamarlo de alguna manera, y envolví en ella mi blaster, sujetándolo bien con unas cuerdas y rezando para que no se filtrara el agua en demasíe. Realicé otro nudo que me unía a ello en la espalda y lancé unas cuantas brazas hasta que alcancé la orilla contraria. Me atusé el pelo, traté de escurrir el líquido superfluo y seguí caminando, dejando que el sol secara mis ropas mientras tanto. También iba más cómodo sin la túnica.

Calculé aproximadamente unos 45 minutos después de cruzar el río. Había llegado a la urbe. Todo estaba lleno de cantinas, algo de arena... me recordaba quizás a Tattoinne. Saqué mi holoproyector.

- He llegado a la ciudad, mi coronel -comuniqué.

- Muy bien, ya sabe cual es el siguiente paso. Encuentre a Meddal Nib.

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.