Ejercito Imperial


Rendering Error in layout Widget/Social: Call to a member function exists() on null. Please enable debug mode for more information.
Más
12 años 8 meses antes #853 por General Darian
Respuesta de General Darian sobre el tema Ejercito Imperial
Sistema Dubrillion

Las naves imperiales salieron del hiperespacio justo encima de las estaciones de batalla Golan III de la primera línea defensiva. Bombardeadas a bocajarro por una docena de destructores estelares, varias de las plataformas defensivas fueron arrasadas por completo antes de poder devolver el fuego. Sin embargo, algunas de ellas consiguieron dañar a un par de naves antes de ser silenciadas por el fuego turboláser.
En el puente del Sentencia, el general Darian observaba el desarrollo de la batalla desde su sillón de mando. Algunas estaciones orbitales cercanas habían enviado sus guarniciones de cazas estelares.
- Que todos los cazas TIE ataquen de inmediato en misión de intercepción -ordenó el general.
- Sí, señor.
Darian observó las pantallas tácticas y comprobó que el escudo planetario estaba funcionando a plena potencia.
- Que la división de transportes despliegue las barcazas "Asolador", los cruceros les cubrirán en la aproximación. Ordene a todas las naves lanzar la primera oleada de desembarco de tropas acorazadas.
- Sí, mi general.

Continuará...

"Estamos hablando del Imperio, todo el que da órdenes es de primera categoría".
Han Solo (La Tregua de Bakura)

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
12 años 7 meses antes #854 por General Darian
Respuesta de General Darian sobre el tema Ejercito Imperial
Atmósfera superior de Dubrillion

Los destructores estelares se despelgaron estratégicamente sobre el planeta Dubrillion bloqueando todas las rutas de escape y tomando posiciones de bombardeo para cuando el campo de energía fuese neutralizado. Mientras tanto, los transportes "Asolador" y las lanzaderas y barcazas de desembarco se dirigían hacia la superficie del planeta.
Asaltar un planeta protegido por un escudo de energía global no es lo mismo que atacar una región continental protegida por un escudo parcial. El escudo repele cualquier fuente de energía así como partículas sólidas que viajen a alta velocidad (como naves, proyectiles, etc) ya que a más velocidad más energía se genera. Por ello, en una superficie planetaria se podría atravesar un campo de energía con un vehículo que se mueva a muy baja velocidad, pero aproximarse en una órbita descendente a un campo de energía requiere por fuerza una aproximación a gran velocidad debido a la atracción gravitatoria. La velocidad puede reducirse con retrorreactores de frenado, pero detenerse lo suficiente requeriría un motor extremadamente potente y un consumo de combustible excesivo además de resultar poco práctico.
Al menos para alguien que no esté planeando conquistar un planeta con un escudo de energía global.
Una de las naves de transporte lanzó un enorme objeto ovoide de casi ciento cincuenta metros de longitud, el mismo tamaño que una corbeta corelliana. El objeto, provisto de un enorme reactor de fusión con grandes motores de frenado, comenzó a decelerar en cuanto su órbita descendió lo bastante cerca de la atmósfera. Empleó su máxima potencia sobre el mismo campo de energía. El objeto se detuvo casi por completo durante casi un minuto, tiempo que empleó en atravesar el escudo a muy baja velocidad. Una vez agotado el combustible, el objeto cayó a velocidad terminal sobre el continente norte del planeta. A ocho mil metros de altitud sobre la superficie oceánica, se fragmentó en varios objetos de menor tamaño: misiles balísticos con cabeza de protones. Tardaron menos de cinco minutos en llegar al generador principal de un proyector del escudo planetario y destruirlo por completo. El campo de energía fluctuó sobre el polo norte planetario durante el tiempo suficiente como para permitir el paso a la primera oleada de desembarco.
Las lanzaderas desplegaron las tropas de asalto, las barcazas los caminantes pesados y los "Asolador" sus cazas TIE.

La batalla por Dubrillion había comenzado.

Continuará...

"Estamos hablando del Imperio, todo el que da órdenes es de primera categoría".
Han Solo (La Tregua de Bakura)

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
12 años 7 meses antes #855 por General Darian
Respuesta de General Darian sobre el tema Ejercito Imperial
Destructor estelar Sentencia, en órbita sobre Dubrillion

- General, la primera oleada ha desembarcado con éxito en las coordenadas previstas.
El general Darian dió la espalda al ventanal de observación y miró a su oficial subalterno.
- Muy bien, teniente. Manténgame informado del progreso de la operación.
El joven teniente volvió a sus quehaceres mientras el capitán de la nave insignia imperial se acercaba al general.
- Ya son nuestros, señor -dijo con una sonrisa de depredador.
El general Darian enarcó una ceja y lo miró de soslayo.
- No venda la piel del Wookie antes de matarlo, capitán Drayson -el oficial imperial borró la sonrisa de su rostro mientras el general Darian devolvía su atención a la superficie del planeta- El escudo planetario se ha desestabilizado brevemente tras nuestro primer ataque, lo suficiente para permitir el paso de nuestras tropas -hizo una pausa- Pero ahora, el resto de proyectores del campo energético han compensado la pérdida y el escudo vuelve a estar operativo. Nuestras tropas están aisladas, y no podremos acudir en su ayuda hasta que hayan eliminado suficientes generadores de campo como para provocar una pérdida parcial del escudo de forma permanente. Entonces comenzará el asalto terrestre principal.
El capitán dudó un momento antes de hablar.
- En ese caso, sólo tenemos que esperar a que nuestras tropas cumplan su misión, señor.
- De nuevo sobreestima usted nuestras posibilidades, capitán -el general empleó un tono de voz afectado, casi con fastidio, como si a su interlocutor se le escapase un detalle terriblemente evidente que sólo él podía captar- Nuestras fuerzas tendrán que abrirse paso a través de las defensas de Dubrillion. Están aislados y rodeados, no disponen de apoyo de fuego pesado desde la órbita ni de comunicación con la flota mientras el escudo esté activado, cosa que, por otra parte, también nos impide enviarles refuerzos o sacarlos de la zona de combate en caso de que sean superados por el enemigo.
El capitán Drayson pareció comprender por fin la realidad de la situación.
- Pero entonces... -dudó- ¿que ocurrirá si fracasan?
El general cogió una tarjeta de datos que guardaba en el bolsillo de su pantalón y releyó una vez más su contenido.
- Tendremos que pasar al "plan de contingencia" -dijo con una voz suave y tranquila- Esperemos que no sea necesario llegar a eso.

Continuará...

"Estamos hablando del Imperio, todo el que da órdenes es de primera categoría".
Han Solo (La Tregua de Bakura)

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
12 años 7 meses antes #856 por General Darian
Respuesta de General Darian sobre el tema Ejercito Imperial
Zona de aterrizaje "LZ Azul Principal" Superficie de Dubrillion

Los cazas TIE se desplegaron por escuadrillas dando cobertura a las fuerzas terrestres durante el aterrizaje, momento en que eran más vulnerables. Las lanzaderas abrieron sus compuertas y los pelotones de asalto comenzaron a desplegarse estableciendo un perímetro de defensa circular. Las barcazas pesadas comenzaron a desembarcar los caminantes AT-AT y AT-ST y los grandes trasportes de ruedas "Juggernaut". Antes de veinte minutos, una fuerza de asalto de 300 soldados de asalto en transportes speeder, 20 caminantes AT-AT, 30 AT-ST, 12 Juggernauts, y 80 exploradores en moto-jet avanzaban hacia su objetivo cubiertos por 48 cazas TIE Defender y 24 bombarderos TIE Cimitarra.
El coronel Sulamar observó el despliegue de las tropas desde su vehículo speeder de mando y consultó un mapa táctico de la zona objetivo. Se encontraban a unos 12 kilómetros del generador de escudo más cercano, situado en una base militar a las afueras de una ciudad importante, al otro lado de las colinas que tenía en frente. Consultó su crono y dió la orden de avance.

Destructor estelar Sentencia, en órbita sobre Dubrillion

El general Darian volvió a revisar los datos tácticos en la pantalla de su sillón de mando, la flota tenía el control absoluto del espacio. Las defensas orbitales habían sido anuladas y las transmisiones bloqueadas y las rutas hiperespaciales interceptadas por cruceros de interdicción y destructores estelares. Nadie podía escapar del planeta ni pedir auxilio, pero tampoco podría llegar nadie hasta Dubrillion sin ser destruido por las naves emboscadas en el perímetro exterior.
Sin embargo, el general Darian sabía que no podría mantener el asedio indefinidamente. La clave estaba en desmantelar el escudo planetario en una zona lo bastante amplia como para permitir desembarcar el grueso de sus fuerzas de invasión y conquisar el planeta rápidamente mediante una implacable ofensiva terrestre. Una vez que el escudo hubiese sido desactivado en su mayor parte, la flota procedería a bombardear los principales enclaves de resistencia hasta lograr la rendición incondicional del planeta.
Si todo iba según lo previsto, antes de dos horas deberían detectar la fluctuación en el campo de energía correspondiente a la pérdida de otro generador. Según el itinerario trazado, la distancia, y la resistencia prevista se había proyectado una predicción de cuanto tiempo tardarían en caer los otros dos generadores de campo necesarios para "abrir la puerta" a la fuerza principal. Un retraso de varias horas respecto al plan era algo aceptable, pero si no tenían noticias en doce horas...bueno, en ese caso la población de Dubrillion iba a lamentar el haberse cruzado en el camino del Imperio.

Zona TZ/01/AP

El coronel Sulamar observó con sus macrobinoculares desde lo alto de la colina. Tras él, el speeder ronroneaba mientras levitaba en posición estática; a sus pies, las fuerzas de asalto procedían a atacar el objetivo de forma precisa, eficaz y minuciosa.
Los AT-AT avanzaban lentamente bombardeando las defensas de la base enemiga y abriendo brecha en sus muros. Por delante de ellos, los transportes speeder avanzaban a toda velocidad para llevar a la infantería hasta la fortaleza enemiga e invadirla. Los zapadores desembarcaban en vanguardia para demoler los obstáculos y abrir brecha bajo el fuego enemigo. Los vehículos y motos de reconocimiento vigilaban los flancos y la retaguardia para prevenir emboscadas y posibles contraataques. Por encima de ellos, los cazas TIE pasaban aullando a gran velocidad eliminando los cazas enemigos y obteniendo la superioridad aérea mientras los bombarderos destruían los cañones y los centros de comunicación. El generador de energía estaba demasiado blindado como para que el armamento de los bombarderos TIE, e incluso los cañones pesados de los AT-AT, resultaran eficaces. Aunque sin duda podrían causar daños no lo destruirían por completo. Por ello, la infantería de asalto debía tomar la base y colocar cargas explosivas en el núcleo de energía principal. Sólo un aplastante ataque relámpago podía lograr el éxito en esta empresa, lo que contemplaban los atentos ojos del coronel Sulamar era la perfecta combinación de todas las armas y cuerpos del ejército imperial en una perfecta sincronización y armonía. La guerra relámpago era como un baile bien coreografiado.
- Coronel, nos informan que Jefe Bravo y Jefe Delta han llegado hasta el objetivo e inician el asalto.
Sulamar se volvió para mirar al oficial de enlace que había hablado, estaba asomado por la escotilla superior del speeder y llevaba un comunicador en el oído y una tarjeta de datos tácticos en la mano.
- ¿Qué ocurre con Jefe Alfa, teniente? -inquirió el coronel.
- Un fuerte fuego enemigo los tiene clavados en sus posiciones defensivas, cerca de la línea de defensa principal del objetivo, solicitan apoyo aéreo para continuar el avance.
- Comuníquelo a Jefe Cuervo, ya tenía que estar allí. Opera en la misma malla de comunicaciones del grupo táctico y tiene los mismos datos que nosotros.
Sulamar parecía ligeramente irritado por la falta de coordinación.
- Señor, Jefe Cuervo ha informado hace poco que se estaba reagrupando para una segunda pasada sobre la fortaleza. Al parecer las defensas antiaéreas son más fuertes de lo previsto y han estado causando problemas a los bombarderos.
- Desvíe un par de AT-AT del frente central a apoyar a Alfa con fuego pesado, si no conseguimos avanzar nuestro flanco izquierdo, el centro podría correr peligro y derrumbarse ante una fuerte oposición enemiga.
- Sí, señor.
Sulamar cogió de nuevo sus macrobinoculares y volvió a estudiar la situación. Allí abajo parecía desencadenarse un infierno caótico, las unidades habían comenzado a perder empuje de avance, el fuego se había intensificado y todo parecía apunto de desorganizarse. "Vamos, vamos maldición" pensaba Sulamar al borde de la impaciencia.
Dos AT-AT llegaron hasta la unidad Alfa y comenzaron a machacar las posiciones enemigas con fuego pesado. Alfa continuó avanzando y el frente principal se recompuso. El enemigo comenzó a retroceder hasta sus últimas líneas defensivas y Jefe Cuervo comenzó a bombardear a las tropas enemigas en retirada con sus cazas TIE. Todo parecía haber pasado de un desastre potencial a una victoria casi segura en cuestión de minutos, pero así era la guerra, podías ganarlo todo o perderlo todo en cualquier momento. Cualquier imprevisto, cualquier accidente, cualquier circunstancia a la que un comandante no pudiera adaptarse o reaccionar con la rapidez oportuna, manteniendo la calma y la sangre fría necesaria para tomar las decisiones adecuadas en el momento adecuado, y todo podía irse al infierno. Ese era el peso del mando, tal responsabilidad y las vidas de sus hombres recaían sobre sus hombros. Y solo sobre los suyos.
Apenas veinte minutos después, las tropas de asalto habían neutralizado a la guarnición defensora y los ingenieros colocaban las cargas de demolición.
Diez minutos más, y el generador del escudo volaba por los aires dentro del horario previsto. Sulamar consultó su crono y el mapa y sonrió. Todo iba según lo previsto.

Continuará...

"Estamos hablando del Imperio, todo el que da órdenes es de primera categoría".
Han Solo (La Tregua de Bakura)

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
12 años 7 meses antes #857 por Jaster Mereel
Respuesta de Jaster Mereel sobre el tema Ejercito Imperial
III Flota Imperial del General Mereel, en orbita sobre Dubrillion.

Tras evaluar la situación en la superficie de dubrillion, el General Jaster Mereel decidió que a las fuerza terrestre del Coronel Sulamar, no le vendría mal algo de apoyo extra. Con ese fín había posicionado 12 destructores estelares de la clase Victoria listos para traspasar el escudo de energía. Tras ellos, 12 interdictor se encargaban de contrarrestar la atracción gravitatoria del planeta, enfocando sus pozos de gravedad sobre los Victoria. De este modo cruzaron el escudo de energia a muy baja velocidad y en un tiempo muy reducido. Para cuando las fuerzas defensivas se dieron cuenta de lo que estaba pasando, los Victoria ya estaban en posición de dar apoyo terrestre cercano a las fuerzas del Coronel Sulamar.

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.

Más
12 años 7 meses antes #858 por General Darian
Respuesta de General Darian sobre el tema Ejercito Imperial
Vanguardia de la fuerza de asalto imperial, superficie de Dubrillion

El coronel Sulamar se situó con su vehículo de mando en una posición elevada cercana a la ciudad. Todo el enclave urbano había sido designado como TZ/02/AP y era el próximo objetivo de la misión, o más bien lo era el generador de escudo que se erguía en el centro mismo de la urbe.
A través de sus macrobinoculares, Sulamar pudo ver que el enemigo había tenido tiempo de fortificar la ciudad. Seguramente habían tenido noticias del primer ataque. Cazas droides patrullaban los cielos y blindados AAT vigilaban los accesos a la ciudad. Había tropas emboscadas en los edificios y cañones de artillería en los tejados. Cañones en los tejados...apuntando hacia ellos.
Un intenso destelló fué el único aviso. Un segundo después, un transporte AT-AT se desplomaba sobre el suelo ardiendo por los cuatro costados.
- ¡A todas las unidades, pónganse a cubierto, hay fuego de artillería sobre nosotros! -gritó el coronel- ¡Que Jefe Cuervo proporcione apoyo aéreo, arrasen los cañones en los tejados de esos edificios!
- ¡Señor, jefe cuervo está bajo ataque! -respondió el oficial de enlace- ¡Varios escuadrones de cazas droides les han obligado a volar a baja altura! ¡No pueden hacer nada, están intentando sobreponerse al combate!
- ¿No podemos contar con la protección de los cazas?
- No, señor.
Sulamar se volvió iracundo a contemplar el desastre en que se estaba convirtiendo el avance sobre la ciudad, otros 2 AT-AT fueron destruidos antes de que el resto de las fuerzas pudiese ocultarse tras una colina. No podían abrirse camino directamente hasta la ciudad bajo ese fuego infernal ¿qué podían hacer?
La respuesta llegó en forma de intensos relámpagos de luz verde. El estruendo de las violentas explosiones y el derrumbe de los edificios llegó con algunos segundos de retraso debido a la distancia. Toda la ciudad quedó oculta bajo una inmensa nube de polvo y humo.
Fuego turboláser pesado.
El coronel Sulamar salió de su estupor con dificultad y miró hacia arriba para ver lo que se le antojó como la imagen más hermosa de toda su vida: tres destructores estelares de la clase Victoria sobrevolando lentamente la ciudad.
Desde lo alto de la colina pudo oir los gritos de júbilo de sus tropas.
- Que todas las unidades retomen el avance -dijo sin dejar de sonreir- parece que han llegado refuerzos.
Sulamar se preguntó como demonios se las había arreglado el general para llevar destructores Victoria hasta el planeta antes de la caída del escudo.

Continuará...

"Estamos hablando del Imperio, todo el que da órdenes es de primera categoría".
Han Solo (La Tregua de Bakura)

Por favor, Identificarse o Crear cuenta para unirse a la conversación.